sábado, 10 de septiembre de 2011

"EL ARAGUANEY".- ÂRBOL NACIONAL.- Escribe Alfredo Màrquez Barazarte.

El 29 de mayo de 1.948 por decreto se declarò al Araguaney " Ârbol Nacional," es por ello que en èsta misma fecha  se proclamo el "Dìa del ârbol". Originalmente, la fiesta del àrbol se celebraba con caràcter de obligatoriedad en todas las escuelas de paìs el dìa 23 de mayo, de acuerdo con el decreto de Cipriano Castro, el 10 de abril de 1.905.

El Araguaney es un àrbol auctòtono y su altura oscila entre 6 y 12 metrs. La floraciòn se presenta durante los meses de febrero a abril, cuando està totalmene desprovisto de hojas. Las semillas estàn maduras al comenzar las lluvias, lo que permite la germinaciòn en un gràn nùmero de ellas.

Los àrboles son santuarios; quien sabe hablar con ellos, quien sabe escucharlos, aprende una verdad. Un àrbol dice: En mi ser se oculta un nùcleo, una chispa, un pensamiento. Soy vida de la vida eterna.

Suecia fuèel primer paìs del mundo en instituir un dìa del año como "Dìa del Ârbol", esto ocurriò en 1.840, cuando se habìa tomado conciencia de la importancia que tienen los recursos forestales y del cuidado  que se debìa brindar a los àrboles. A partir de allì comenzaron a establecerlo los otros paises del continente y del mundo...

                                                  " HIMNO  AL  ÀRBOL".

                                 Al àrbol debemos solìcito amor
                                 jamàs  olvidemos que es obra de Dios
                                 Al àrbol debemos solìcito amor
                                 jamàs olvidemos que es obra de Dios

                                El àrbol da sombras, como el cielo fe
                                con flores alfombras su sòlido pie
                                sus ramas frondosas aquì extenderà
                                y frutos y rosas  a todos darà.

                                Êl es tan  fecundo, rico sin igual,
                                que sin èl, el mundo serìa un erial,
                                no tendrìa palacios el hombre ni hogar
                                ni aves los espacios, ni velas el mar.

                                Ni santuario digno para la oraciòn,
                                ni el augusto signo de la redenciòn
                                no existirìan flores, ni incendio, ni unciòn,
                                ni suaves olores que ofrendar a Dios.

                                                                                                  Letra de Alfredo Pietri.
                                                                                                  Mùsica: Miguel Ângel Granado..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada